Liga | El Real Madrid se lleva un Clásico de infarto y acaricia el título

Por Pedro Parra
4 min.
Lamine Yamal con el FC Barcelona @Maxppp

Pese a que el FC Barcelona ha ido por delante hasta en dos ocasiones en el marcador, el Real Madrid nunca se da por vencido. Lucas Vázquez y Vinícius agitarían la revolución merengue, aunque sería el decisivo gol de Jude Bellingham el que deja a los blancos a un paso de cantar el alirón.

Las espadas se encontraban en su punto más elevado con motivo de un partido que suscita el interés de todos los amantes de esta disciplina a escala global. Todo ello, por supuesto, porque contaría con la participación de los dos clubes que disfrutan de una mayor repercusión mediática en el planeta fútbol. Como es lógico, el Real Madrid pretendía dar un zarpazo por el título liguero frente a un FC Barcelona que confiaba en lamerse las heridas sufridas en Champions.

Sigue después de este anuncio

Carlo Ancelotti se decantaría una vez más por un Andriy Lunin cuya continuidad se mantiene en el aire más allá de junio de 2025, fecha en la que acaba contrato. Internacional con Ucrania, el guardameta quedaría resguardado en la retaguardia por Lucas Vázquez, Aurélien Tchouaméni, Antonio Rüdiger y Eduardo Camavinga. La parcela ancha sería para Toni Kroos, Fede Valverde y Luka Modric, dando espacios a un Jude Bellingham que haría de enganche con Rodrygo Goes y Vinícius.

Leer Ojo FC Barcelona: un detalle muy importante por Dani Olmo

En cuanto a la alineación titular elegida por Xavi Hernández, el guardián de sus dominios sería un Marc-André ter Stegen que era consciente de la exigencia de este desafío. El muro germano contaría con la presencia en su sistema defensivo de Jules Koundé, Ronald Araujo, Pau Cubarsí y Joao Cancelo. Por delante, Andreas Christensen, Frenkie de Jong e Ilkay Gündogan darían solidez al centro del campo para conceder la búsqueda del gol a Lamine Yamal, Raphinha y Robert Lewandowski.

Sigue después de este anuncio

Inicio trepidante en el Clásico

La apuesta de los culés era clara: ejecutar una presión alta para incomodar al máximo la salida del cuero de su eterno adversario. En una de esas acciones, nada más empezar el envite, se produciría el primer zarpazo de la noche en un córner. En un auténtico caramelo botado por Raphinha, la salida en falso de Lunin sería aprovechada por un Christensen que anotaría el 0 – 1 con su testarazo. A continuación, la respuesta local llegaría con Vinícius.

Precisamente, el atacante brasileño sería el encargado de nivelar las fuerzas al no perdonar desde el punto fatídico (1 – 1). Todo ello, eso sí, en una acción rigurosa entre Cubarsí y Lucas, previo desajuste de Cancelo. A raíz del empate, el titán merengue se vendría arriba por medio de un Camavinga que se incorporaba con alegría al ataque. No obstante, el polivalente futbolista francés sufría en labores de repliegue por el desequilibrio de Lamine en el Santiago Bernabéu.

Sigue después de este anuncio

Es más, el diamante en bruto del Barça se estaba convirtiendo en una auténtica pesadilla para un Camavinga que era incapaz de frenar en carrera al extremo azulgrana. Además, las tropas de Xavi continuaban generando bastante peligro en acciones de estrategia. A la salida de otro saque de esquina, Lunin reaccionaría con reflejos felinos para evitar sobre la línea el tanto de su oponente. La jugada sería revisada por posible gol fantasma, mientras que Pedri entraría en sustitución de un Frenkie que se marcharía lesionado por un fuerte golpe en el tobillo.

Jaque mate del Real Madrid al FC Barcelona

Al volver del túnel de vestuarios, sería Fermín López el que saltaría al césped en detrimento de Christensen. Lamine desbordaría por enésima vez en el duelo, aunque su chut iría a parar mansamente a las manos de Lunin. Ter Stegen frenaría a Bellingham, al tiempo que Vini haría una acción marca de la casa al contragolpe. Instantes más tarde, Lewy amortiguaría el balón con mucha clase, pero su sutil vaselina no sería certera para superar a Lunin.

Sigue después de este anuncio

Y al poco de entrar en el campo, Ferran Torres fallaría en la definición, aunque estaba en posición antirreglamentaria. El que no perdonaría sería Fermín haciendo gala de su colmillo en el interior del área tras otra diablura de Lamine (1 – 2), aunque Lucas Vázquez devolvería la paridad con el 2 – 2. Ter Stegen estaría inconmensurable ante Vinícius, todo ello cuando el Clásico ya se había roto por completo en las postrimerías de un duelo muy sugerente. Cuando el duelo casi agonizaba, Bellingham culminaría una nueva remontada de un Real Madrid que deja la carrera por la Liga vista para sentencia (3 – 2).

Así está la clasificación en Primera División

Así está la clasificación de máximos goleadores en Primera División

Sigue después de este anuncio

Noticias

Sigue después de este anuncio