Liga | El Real Madrid camina con paso firme hacia el título

Tras acumular siete victorias consecutivas desde que se reinició la competición, el Real Madrid se medía hoy al Deportivo Alavés con el firme deseo de estirar su impoluta racha. Como cabía esperar, los de Chamartín sacaron partido de la tremenda eficacia que viene marcando su juego en estos últimos tiempos y obtuvieron una victoria que les sitúa cada vez más cerca del título de Liga.

Karim Benzema se ve entrenando al Real Madrid
Karim Benzema se ve entrenando al Real Madrid ©Maxppp

De penalti en penalti. Así avanza el Real Madrid hacia el título de Liga. Al igual que ante Getafe y Athletic Club, el cuadro blanco se apoyó en un lanzamiento desde los onces metros para solventar un encuentro en el que su fútbol volvió a ser tan sólido como gris. Con Sergio Ramos sentado en la grada, fue Karim Benzema el encargado de transformar una pena máxima decretada por Gil Manzano tras un tímido contacto entre Ximo Navarro y el incansable Ferland Mendy.

Sigue después de este anuncio

El gol fue como maná caído del cielo para un conjunto blanco que en los 10 minutos previos a la acción punible se había visto claramente superado por el Deportivo Alavés. Los vitorianos dejaron sus posibles complejos en la caseta y plantaron cara desde el pitido inicial. De hecho, si en el fútbol hubiese algo más de justicia, es factible que el marcador hubiese llegado igualado al descanso, pero entre que el larguero repelió un cabezazo de Joselu y que ninguno de sus atacantes se mostró muy acertado en los últimos metros, el partido se marchó a la pausa con 1-0 a favor de los locales.

Por cierto, durante este primer acto, los de Zinedine Zidane volvieron a ser ese equipo que parece jugar con botas de plomo. Sin la chispa que suele poner Vinicius, los merengues sestearon sobre el césped, pero lo hicieron con esa tranquilidad de quien sabe que, de un modo u otro, el triunfo acabará llegando.

Sentencia tras el descanso

Dadas las actuales trayectorias de ambos equipos, nada, pero absolutamente nada, hacia presagiar otro escenario distinto a una victoria de los de Concha Espina. Por si quedaba alguna duda, a los cinco minutos de la reanudación, Benzema se aprovechó de un fuera de juego mal tirado por los blanquiazules y sirvió en bandeja el 2-0 a Marco Asensio. El balear, sin hacer nada del otro mundo, sigue sacando un extraordinario rédito a los minutos que le viene brindando Zizou tras su larga lesión.

Tras este segundo tanto, el partido entró en fase de distensión. Los locales, ya liberados de cualquier tipo de presión, comenzaron a jugar con algo más de fluidez y rondaron con mayor frecuencia e insistencia la meta defendida por Roberto. Los visitantes, por su parte, asumieron que quedaba poco por hacer y optaron por cumplir el trámite de la manera más digna posible. De hecho, hasta el propio técnico alavesista, Juan Ramón López Muñiz, asumió que la batalla estaba ya perdida y fue retirando del campo a jugadores que deberán ser decisivos en los tres choques en los que el equipo se jugará la permanencia.

Aunque en esta fase de juego más ligero y vertical ambos equipos acumularon ocasiones, el marcador ya no se volvió a mover. Tras este triunfo, impulsado nuevamente por un penalti, el Real Madrid da otro paso más hacia un título de Liga que no tiene pinta de que se le vaya a escapar. Su fútbol no es ni brillante ni atractivo, pero su convicción es tan solida que cuesta creer que algún rival sea capaz de hacerle tropezar en los tres partidos que restan.

Más información

Comentarios