Liga de Campeones | Un gran Cristiano no fue suficiente para la Juventus de Turín

La vecchia signora cae ante el Olympique de Lyon, que sorprendió desde el inicio y se aprovechó de las dudas de los de Maurizio Sarri, cuya continuidad queda en entredicho.

Cristiano Ronaldo centra las miradas
Cristiano Ronaldo centra las miradas ©Maxppp

Con cinco meses de distancia entre la ida y la vuelta, pocas referencias podíamos tener para preparar el duelo que esta noche enfrentaba a la Juventus de Turín y Olympique de Lyon. Los franceses cosecharon un buen resultado en el partido de ida (1-0), pero llegaban con menos ritmo competitivo que una vecchia signora que lo hacía con el Scudetto bajo el brazo. Y habiendo competido hasta la semana pasada.

Sigue después de este anuncio

En cambio, en los primeros minutos del choque apenas hubo esa percepción. Los galos salieron mucho más enchufados al partido, provocando varias jugadas de peligro, que terminaron con el tempranero gol de Memphis Depay. El holandés transformaba en en 12' una pena máxima que revisó el VAR y dejará la polémica. Una diana que obligaba a los italianos a anotar tres goles. Así que los de Maurizio Sarri se pusieron manos a la obra pronto, en busca de esa remontada que ya tomaba tintes épicos.

Sin Paulo Dybala, reservado por precaución, el equipo piamontés tiene menos fluidez en el ataque y por tanto sus ofensivas son mucho más ordenadas. Pero, jugando en casa y con necesidad, poco a poco fueron arrinconando a los franceses. Eso sí, la diana del empate hubo de esperar, ya que Cristiano Ronaldo igualaba en el 43 también desde los once metros. La gesta estaba solamente a 2 goles y 45 minutos.

La Juventus

Los bianconeri se iban al descanso con ese objetivo doble en mente, asequible pero complicado también porque la ansiedad puede jugar una mala pasada. Aunque Bonucci tuvo que emplearse a fondo para evitar un segundo gol francés nada más arrancar el segundo acto, la vecchia signora dominó desde el principio esta vez. Dispuestos a no dejar pasar la más mínima ocasión para darle la vuelta al partido en una eliminatoria tan pareja.

Y, en las noches importantes, siempre aparecen los grandes. Era Champions League y por tanto su máximo goleador histórico, Cristiano Ronaldo, hizo acto de presencia de nuevo, con un golazo marca de la casa. Un auténtico misil con la izquierda desde fuera del área, imparable para Lopes y que daba muchas esperanzas a los italianos, pues quedaba media hora por delante. Buffon lo celebraba en el banquillo y Paulo Dybala se preparaba para entrar (no lo haría hasta 10 minutos después).

El encuentro se fue encaminando hacia un final épico, porque un gol desnivelaba eliminatoria a favor de los italianos. Se lanzaron a la desesperada a por él, pero no llegó. Así que el Olympique de Lyon, gracias a su buen partido de ida y a unos buenos minutos iniciales, da la sorpresa y elimina a los italianos, esperando al Manchester City en cuartos de final. Los italianos vuelven a fracasar en Europa pese a un gran Cristiano Ronaldo (ni él ni el Real Madrid saben ganar la Orejona desde su divorcio), y Maurizio Sarri ve peligrar claramente por su puesto.

Más información

Comentarios