Los mirlos blancos que iluminan el futuro del Real Madrid

El Real Madrid quiere aprovechar la sensacional hornada de futbolistas criados en su cantera con vistas a afrontar el futuro.

Sergio Arribas ante el Getafe
Sergio Arribas ante el Getafe ©Maxppp

Dicen los que entienden de esto que de los periodos de crisis es de donde salen nuevas generaciones de futbolistas útiles para los grandes equipos. Y pese a que el Real Madrid exhibe una notable salud desde el punto de vista deportivo (es el actual ganador de Liga y esta temporada todavía se mantiene con vida tanto en la propia competición doméstica como en la Liga de Campeones), la entidad presidida por Florentino Pérez no ha podido escapar del complicado momento financiero mundial derivado de la pandemia del coronavirus.

Sigue después de este anuncio

De este modo, desde el conjunto de Chamartín se ha apostado por la austeridad en los últimos años. De hecho, en los últimos mercados de fichajes no ha realizado inversión económica alguna y ha estado más centrado en encontrar acomodo para distintos futbolistas. El objetivo es, por un lado, ingresar una cantidad económica importante. Por otro, evitarse algunas fichas millonarias.

La prioridad esta en el ataque

Previsiblemente esta situación cambiará durante el próximo verano. Y es que los nombres de Kylian Mbappé (Paris Saint Germain) y Erling Haaland (Borussia Dortmund) siguen apareciendo de forma frecuente en la actualidad del equipo en forma de grandes objetivos con vistas a apuntalar el ataque versión 2021-2022.

Miguel Gutierrez 1920

Focalizado en cerrar alguna de estas adquisiciones, el gasto en otras opciones se verá radicalmente disminuido. Esta situación facilitará que desde la entidad pueda apostarse por algunos de los canteranos que está temporada están rindiendo a un notable nivel en las filas del filial e incluso han tenido minutos en el primer equipo. Esto es precisamente lo que se extrae de la información que podemos encontrar en el diario As.

Tres soluciones en casa

Con Marcelo en la rampa de salida, la gran apuesta para el lateral zurdo será Miguel Gutiérrez. El jugador de 19 años es uno de los jugadores del equipo filial en los que se ha depositado una mayor confianza. Ya con oportunidad en dos choques de Primera División en la presente temporada, su ascenso a la primera plantilla facilitaría la salida del citado canarinho, lo cual supondría el ahorro de su ficha (8 M€).

El segundo nombre propio a seguir es el de Antonio Blanco, que a sus apenas 20 años ya parece todo veterano por sus hechuras sobre el terreno de juego. Basta con echar un vistazo a su partido ante Osasuna para dar fe de ello. Alternativa perfecta para el mediocentro, su evidente progresión puede frenar la llegada de Eduardo Camavinga (Rennes), uno de los nombres propios habituales cada vez que se habla de incorporaciones y por el que también se ha interesado el Bayern Múnich.

En último término se encuentra Sergio Arribas (19). Con minutos en nada menos que 10 partidos del Real Madrid en esta temporada (8 en Liga, 2 en Liga de Campeones), y protagonista ayer por su notable partido con el filial ante el Badajoz merced a sus dos tantos, el madrileño está llamado a convertirse en relevo de Isco Alarcón. El malagueño ha visto como su importancia disminuye a pasos agigantados y ya ha mostrado su deseo de cambiar de aires, algo que previsiblemente sucederá el verano que viene. Y lo cierto es que el mejor relevo posible está en casa.

Más información

Comentarios