El técnico francés es pasado gunner pero historia viva del conjunto inglés puesto que con él disfrutaron los aficionados de grandes éxitos aunque su imagen llegara muy desgastada a la etapa de su adiós. Tras 22 años en el club, Arséne Wenger decidió poner fin a una época, algo que, a través de la radio francesa RTL, considera que debió terminar antes: «Tal vez permanecer en el mismo club durante 22 años fue mi mayor error. Soy alguien a quien le gustan las cosas nuevas, le gusta el cambio, pero también me gustan los desafíos. Estaba un poco prisionero a mi desafío».

Con vistas al futuro, el entrenador galo reconoció aún no tener clara su decisión, valorando incluso la posibilidad de no volver a sentarse en un banquillo: «Aún no he decidido qué hacer. Yo mismo me hago esa pregunta. ¿Debo seguir haciendo el trabajo que conozco?, ¿o debería compartir de una manera diferente todo el conocimiento que he acumulado durante estos años sobre el fútbol y las personas? Es una pregunta que responderé en los próximos dos o tres meses».