La directiva del Valencia desea que, antes de acordar su cesión a un conjunto en el que pueda acumular minutos, el coreano Kang-in Lee amplíe su contrato con la entidad. Aunque al actual compromiso aún le restan tres años de duración, los che quieren estirarlo al menos un año más y subir su actual cláusula de rescisión (situada en 80 M€).

El futbolista no ve con malos ojos la idea, pero tiene claro que, tal y como explica el diario As, sólo dará el visto bueno si esa ampliación va acompañada de un incremento salarial que reconozca su progresión y su tirón mediático en su país de origen (acaba de firmar un contrato para ser imagen de la compañía LG).