Libre de cualquier tipo de ataduras tras poner punto y final a su aventura como técnico del Real Betis, el técnico cántabro Quique Setién ha viajado estos días a Barcelona para estar cerca de su hijo, quien juega de delantero en el Sant Andreu.

Como cabía esperar, su presencia en la Ciudad Condal ha provocado numerosos comentarios y rumores, entre ellos el que señala que el preparador podría aprovechar su estancia en tierras catalanas para negociar su posible incorporación al Espanyol, conjunto que viene firmando un pobre arranque de curso. Además de Setién, entre los ya posibles relevos del cuestionado David Gallego, figuran otros entrenadores como Javi Gracia o Pablo Machín.