Inter de Milán 1 - 2 FC Barcelona

Pocos titulares alineaba esta noche Ernesto Valverde en el Giuseppe Meazza, donde Clément Lenglet y Antoine Griezmann eran los únicos intocables, a tenor de sus alineaciones de esta temporada. Se reservaba a los pesos pesados para compromisos importantes el entrenador de un FC Barcelona que otra temporada más llegaba a la sexta jornada con todos los deberes hechos, este curso en un grupo de la muerte donde el Inter de Milán lo recibía. Con la clasificación en juego y pendiente de Dortmund, eso sí. Antonio Conte sí alineaba a sus mejores hombres disponibles, y el Txingurri intentó responder con una variación táctica similar a la de su homólogo, un 3-5-2 donde Carles Pérez se ganaba ser jugador de la plantilla de pleno derecho, compartiendo ataque con Griezmann. Carles Aleña veía cómo se le levantaba el castigo que tenía desde San Mamés, Ivan Rakitic y Arturo Vidal seguían haciendo méritos y Neto al fin debutaba.

Todos ellos fueron protagonistas de los catalanes en un primer acto serio para no haber nada en juego. Los lombardos como es lógico pusieron más ímpetu, pero mucho menos fútbol que en el encuentro de ida, eso seguro. Amenazaron por medio de Lautaro Martínez, Romelu Lukaku y Biraghi, pero no avasallaron como un rival que se juega la vida ante uno que no se juega nada. Esto ayudó a que los culés se asentaran bien en el campo, dominaran en la medular con Rakitic a los mandos, e incuso se adelantaran con gol de Carles Pérez en el 23’, cuando encontraba un balón suelto en el área peleado bien por Arturo Vidal para fusilar a Handanovic. Siguieron al gol los mejores minutos de los azulgranas, si bien el Inter tuvo una reacción de orgullo antes del descanso, con el gol de Romelu Lukaku (44’) justo al filo del descanso, tras una gran maniobra de Lautaro Martínez.

Si en la primera parte este FC Barcelona experimental dio la talla, en la segunda el empuje del Inter frenó lógicamente sus opciones ofensivas. Valverde aprovechaba para dar entrada a Frenkie De Jong y Luis Suárez para mantenerlos activos, mientras con el paso de los minutos se incrementaba la presencia nerazzurra en los dominios de un Neto que, quizás alentado por su pasado juventino, rindió a un gran nivel en su debut. Eso y que Romelu Lukaku no parecía tener su noche, incluso Lautaro Martínez veía cómo le anulaban un gol por claro fuera de juego. Las ocasiones para los italianos se sucedían, mientras los culés resistían pero no lograban hilvanar jugadas de ataque claras que inquietaran a su rival, de forma que el encuentro se encaminaba hacia un asedio interista cada vez más intenso.

Sin embargo, todo iba a cambiar en los instantes finales. Antes Ansu Fati había entrado al campo, y nos habíamos olvidado de él entre otras cosas por la buena racha de resultados del equipo y también por sus últimas ausencias. Sin embargo, donde no van a olvidar al joven atacante es en el Giuseppe Meazza y en Dortmund. Porque se convertía en el jugador más joven en anotar en la historia de la Liga de Campeones, y casi al final del partido noqueaba a un Inter de Milán que ha pagado caro en esta Champions League su falta de pegada. Un gol que puede ser el primero de muchos en Europa con la elástica azulgrana, y que en un partido intrascendente lo coloca como jugador ya importante en este cuadro culé que parece tener su cantera en plena forma. Hoy golearon los dos jóvenes atacantes de La Masía, mientras Carles Aleña daba una gran lección de fútbol y pone en un serio aprieto a su entrenador, que no contaba con él desde el 16 de agosto. Los suplentes y canteranos se motivaron y lograron una victoria de prestigio. Mientras, el proyecto de Conte se estrella en una piedra conocida y se pone en entredicho todo lo construido este verano. Les queda la Europa League.

Borussia de Dortmund 2 - 1 Slavia de Praga

Mientras, en Dortmund esperaban un favor catalán para mantener sus opciones intactas, siempre y cuando los germanos hicieran sus deberes. En este caso batir al sorprendente outsider de este grupo, un Slavia de Praga que salió vivo de sus dos visitas anteriores al Meazza y Camp Nou, con dos empates sorprententes. Esta Champions League le penalizó jugar de local, extrañamente. Y comenzaban los alemanes mandando, con gol del díscolo Jadon Sancho en el 10’, que hacía pensar en una goleada. Sin embargo la segunda diana no llegó, y sí el empate de Soucek en el 43’ que llevaba el nerviosismo a la grada del Signal Iduna Park, ya que al mismo tiempo Lukaku empataba en Milán y quedaban fuera.

Suele suceder que cuando juegas tu partido en dos campos, sea mucho más complicado ganar el partido que tienes que ganar en primer lugar. Por eso los de Lucien Favre, que además tenían un rival correoso enfrente, tuvieron una segunda parte incómoda, que pintaba diferente tras el gol de Julian Brandt (61’). Y es que la expulsión de Julian Weigl en el 77’ complicaba todo, lo que unido a lo sucedido en el Giuseppe Meazza daba una gran emoción al final de ambos partidos. Aunque el marcador no se movió y por tanto en el Signal Iduna Park pudieron celebrar con alborozo ese gol de Ansu Fati que los deja en octavos de final como segundos de grupo.

El Olympique de Lyon echa al Zenit sobre la bocina

En el grupo a priori menos atractivo de esta primera fase de la Champions League, los dos clubes que acceden a octavos de final son finalmente RB Leipzig y Olympique de Lyon. El Zenit de San Petersburgo se tendrá que conformar con la UEFA Europa League. Estos fueron los resultados:

- Benfica 3 - 0 Zenit de San Peterburgo:

Visitaba el Zenit de San Petersburgo al Benfica dependiendo de sí mismo para acceder a la siguiente fase de la Liga de Campeones, Pero tras una primera parte sin goles, los rusos se condenaron en un fatal segundo acto donde sucumbieron con los goles de Cervi, Pizzi de penalti y Azmoun en propia meta. Con ese resultado los rusos no solamente se quedan fuera de los octavos de final de la Champions League sino también de la UEL, ya que las águilas serán terceras de grupo.

- Olympique de Lyon 2 - 2 RB Leipzig:

Y si la jornada de Champions League no había sido lo suficientemente intensa, mientras tanto en Francia, el RB Leipzig parecía noquear definitivamente al Olymoique de Lyon, al que ganaba 0-2 al descanso con los goles de Forsberg y Timo Werner, ambos de penalti. Pero mientras llegaban los goles en Portugal, Aouar y Memphis Depay en el tramo final lograron la esperada igualada, que llevó el jolgorio a las gradas del Groupama Stadium, ya que con ese empate los Gones repetirán como equipo de octavos de final.