En el verano de 2015, el argentino Nicolás Otamendi tenía muy claro que quería abandonar la disciplina del Valencia. El futbolista venía de completar una temporada notable y consideraba que debía aprovechar ese buen momento para dar el salto a una escuadra aún más poderosa. Aunque en ese periodo se llegó a especular en multitud de ocasiones con su posible desembarco en el Real Madrid, lo cierto es que el jugador acabó sucumbiendo al poder económico del Manchester City, el único club que se mostró decidido a alcanzar las exigencias del cuadro ché.

Dos años después, el argentino vuelve a ser vinculado con la entidad madridista. Y es que, según ha contado TyC Sports y recoge OK Diario, la directiva del conjunto blanco ha comenzado a valorarle como uno de los posibles recambios del portugués Pepe, zaguero que pondrá fin a su relación con los de Concha Espina el próximo verano.

En principio, el puesto del luso iba a ser ocupado por el joven y prometedor Jesús Vallejo (cedido en el Eintracht Frankfurt), pero parece que el cuerpo técnico desea contar con otro central que acumule una mayor experiencia (tiene 29 años) y que pueda ir tapando el hueco hasta que el aragonés complete su adaptación a un equipo sometido a tanta exigencia.

Lógicamente, el fichaje del internacional albiceleste no se antoja ni sencillo ni barato. Su actual contrato con los skyblues expira en junio de 2020, por lo que para poder reclutarle, la directiva deberá dar cuenta de un considerable músculo negociador y de un poderoso talonario.