Apenas duraba Neymar 10 minutos en el terreno de juego en el amistoso entre Brasil y Nigeria, ya que se tocó el muslo izquierdo y tuvo que ser sustituido. Aunque en un primer momento el médico de la canarinha descartaba una lesión grave, al regresar a París las pruebas médicas a las que se sometió confirmaron los malos pronósticos.

Estará el delantero un mes fuera de baja y peligra para comenzar su participación en el partido de Liga de Campeones ante el Real Madrid en el Santiago Bernabéu. De hecho se pierde seguro los dos siguientes de Champions League ante el Brujas, además de los consiguientes de Ligue 1 hasta el siguiente parón FIFA.

Con Edinson Cavani y Karim Benzema también tocados, se trata de un nuevo contratiempo más para Thomas Tuchel, pero no solo eso. Lo preocupante en este caso con el brasileño sigue siendo la mala racha que mantiene en cuanto a lesiones desde que llegara al Parque de los Príncipes.

En total sumará 300 días de baja desde 2017, principalmente debido a su lesión del quinto metatarsiano en 2018 y su recaída en 2019. Una racha preocupante la que suma sin duda este goleador, que no termina de encadenar una buena racha de partidos que le permita retornar a su mejor nivel.