Después de una temporada en la que apenas ha tenido oportunidades en el FC Barcelona, Malcom pone rumbo al Zenit de San Petersburgo. Cabe recordar que la entidad culé depositó el pasado verano la friolera de 41 M€ en las arcas del Girondins de Burdeos para hacerse con los servicios del extremo, justo cuando parecía que se iba a marchar a la AS Roma.

No obstante, el conjunto dirigido por Ernesto Valverde va a salir beneficiado de dicha operación. El plantel ruso ha aceptado pagar 40 M€ fijos + otros 5 M€ en variables, todo ello con el firme propósito de incorporar a sus filas a Malcom, de 22 años. Por tanto, el brasileño tratará de encontrar en Rusia los minutos de los que tanto ha carecido en la Ciudad Condal.

Es evidente que tiene cualidades de sobra para triunfar en el Zenit, tal y como evidenció en determinadas citas de la pasada campaña con el Barça. Muestra de ello fue la diana que materializó en el feudo del Inter de Milán en la Champions prácticamente según saltó al campo, a lo que hay que añadir las buenas sensaciones que dejó en la Copa del Rey ante el Real Madrid (con tanto incluido).

Malcom quiere volver a sentirse futbolista, algo que en el Barça, al menos con Valverde en el banquillo, parecía casi inviable. Hay que precisar que el técnico no solicitó en ningún momento el desembarco del carioca en el Camp Nou, si bien es cierto que no ha mostrado demasiada confianza (por no decir nula) a la hora de poder sacarle partido a las cualidades del ex del Girondins en el terreno de juego.