Un partido en apariencia intrascendente, el que enfrentaba al Milwall con el Brighton & HA en la duodécima jornada de la Championship, reunió el pasado fin de semana a ojeadores de hasta tres grandes equipos de la Premier League: Arsenal, Manchester City y Tottenham.

El causante de esta masiva presencia de espías fue Lewis Dunk, un joven central (19 años) que aún está dando sus primeros pasos con la elástica de los seagulls (sólo ha disputado 18 encuentros con la primera plantilla).

De espigado físico (190 cms., 77 kgs.), el zaguero destaca por su poderoso juego aéreo, su capacidad de anticipación y por un solvente manejo de balón que le permite participar en el inicio de las labores de creación.

Aunque Gustavo Poyet, técnico del cuadro blanquiazul, confía plenamente en las cualidades de su pupilo, parece evidente que una oferta cargada de ceros podría provocar su marcha durante el próximo mercado invernal.