A pesar de que las derrotas ante FC Barcelona y Juventus cayeron como un jarro de agua fría en el Inter de Milán, lo cierto es que el inicio de curso del cuadro nerazzurro ha sido esperanzador. El equipo de Antonio Conte ha iniciado un proyecto ilusionante de nuevo, con bastantes cambios visibles.

Además del nuevo entrenador, que ha imprimido su sello al equipo, llegaron bastantes caras nuevas en verano con una inversión importante. Y se fueron jugadores claves la temporada pasada como Joao Mario (Lokomotiv de Moscú), Ivan Perisic (Bayern Múnich) y Mauro Icardi (PSG), todos ellos cedidos.

Precisamente estos tres, como afirma As, podrían dejar en las arcas del equipo del Giuseppe Meazza nada menos que 108 M€ a partir del verano. Una interesante suma de dinero que se podrá invertir en nuevas incorporaciones que tratarán de mejorar la plantilla con nuevas incorporaciones.

Aunque evidentemente queda mucho para saber si se ingresará o no esa suma, ya que depende de que todos los conjuntos en los que están cedidos esos jugadores acepten comprarlos, lo que supondría esa interesante inyección económica que podría aprovecharse en la plantilla interista.