La Fiorentina no está viviendo un curso idílico, lo que se ha traducido en una serie de críticas hacia la figura de Vincenzo Montella, técnico del conjunto viola. Pese a que se podría llegar a pensar que la situación del que fuera míster del Sevilla se encontraría en el alambre, Joe Barone, dirigente del conjunto italiano, ha zanjado rápidamente el debate para manifestar de manera pública su apoyo al entrenador.

«Tiene nuestra confianza. Hemos tomado decisiones al inicio de la temporada, hemos pedido mucha paciencia. Sabemos que hubo resultados negativos, pero Montella es nuestro entrenador y estamos construyendo con él el futuro de la Fiorentina», ha señalado Barone en unas declaraciones de las que se ha hecho eco FirenzeViola.it. Por tanto, da la sensación que Montella puede respirar tranquilo en lo que hace alusión a su cargo.

Aun así, hay otra asunto que comienza a inquietar a la entidad del Estadio Artemio Franchi. Federico Chiesa, uno de los integrantes más talentosos de la Fiorentina, estuvo en el radar de varios de los clubes más emblemáticos del Viejo Continente durante el pasado periodo estival de traspasos. Una cuestión que podría volver a salir a colación de cara a próximas ventanas de transferencias.

Según indica La Gazzetta dello Sport, Inter de Milán y Juventus de Turín, los 2 equipos que, en principio, competirán hasta el final del curso por el título de la Serie A, harían todo lo posible para satisfacer las pretensiones económicas de la Fiorentina de cara a hacerse con los servicios de Chiesa, de 22 años. Siguiendo con la información del citado medio, el montante económico para alcanzar un acuerdo exitoso tendría que superar los 60 M€.