Nápoles, un sueño llamado Scudetto

32 años tras el último título liguero del Nápoles, el gran inicio de temporada de los de Luciano Spalletti llena de ilusión a una afición con hambre de títulos.

Jugadores del Nápoles celebrando un gol
Jugadores del Nápoles celebrando un gol ©Maxppp

No hubo mejor homenaje a Diego Armando Maradona que el que le hizo el Nápoles sobre el campo. Tras un emotivo juego de luces, recordando al Diez, el conjunto sureño presentó la estatua dedicada al mejor jugador de su historia (y de todos los tiempos). No es la única dedicatoria que han hecho los sureños al Pelusa, pues también tienen dos camisetas en honor al astro argentino, además del cambio de nombre del estadio, pasando de San Paolo a Diego Armando Maradona.

Sigue después de este anuncio

La Lazio de Maurizio Sarri, entrenador que más cerca estuvo del Scudetto con el Nápoles en los últimos años, fue la gran damnificada. 2-0 en apenas 10 minutos que se convirtió en 4-0 gracias a dos tantos de bella factura de Dries Mertens y Fabián Ruiz. Una victoria que llegaba tras dos derrotas consecutivas, en el momento más complicado del conjunto partenopeo este curso.

La profundidad de banquillo y la Copa África, elementos clave

Con 36 puntos tras 16 jornadas, este es uno de los mejores arranques ligueros en la historia napolitana, por debajo de la tercera campaña de Sarri en el sur de Italia pese a los dos últimos pinchazos que le podían haber disparado. El nivel de la Juventus, prácticamente descartada para la carrera por el título, deja a Nápoles y a los dos clubes de Milán como los principales candidatos a una Serie A que parece volver a ser competida tras la dinastía bianconera.

Los de Luciano Spalletti tendrán que superar con buena nota los dos próximos meses, en los que la Copa Africana de Naciones se llevará a dos de los mejores jugadores del equipo como Kalidou Koulibaly y Zambo Anguissa y a un gran reserva como Adam Ounas. La lesión de Víctor Osimhen frente al Inter de Milán lo dejará en el dique seco durante 3 meses.

En ese sentido, el papel de jugadores como Dries Mertens, que marcó un doblete en su primer partido de titular en Serie A, Andrea Petagna o Stanislav Lobotka serán claves para llenar de ilusión las calles de Nápoles. La ciudad y el equipo sueñan, pero lo dicen en bajo, dado a su superstición. Y es que la afición azzurra no vive un scudetto desde hace 32 años, cuando el 10 lo llevaba Diego Armando Maradona.

Más información

Comentarios