El Chelsea medita una decisión radical en Europa

Por Rafael Castro
2 min.
Todd Boehly, propietario del Chelsea @Maxppp

Clasificado para la próxima edición de la Conference League, el Chelsea podría tomar ahora una medida drástica para evitar sanciones importantes ligadas al fair play financiero vigente en Europa. Asunto a seguir que ya empiezan a estudiar en la escuadra londinense.

Después de varias temporadas bastante decepcionantes, el Chelsea quería volver a convertirse en un actor importante del campeonato inglés a partir de esta temporada 2023-2024. Autores de un impresionante mercado de fichajes el verano pasado, los blues finalmente no se vieron ayudados por varios elementos que no les favorecían durante esta edición. Debilitado por las lesiones y no ayudado por las dudas de Mauricio Pochettino en su gestión, el club londinense naufragó en el inicio de temporada.

Sin embargo, revitalizados por el regreso de algunos jugadores y bajo el liderazgo de Cole Palmer, los de Stamford Bridge recuperaron impulso en la segunda mitad de la temporada. Tanto es así que terminaron la temporada en sexto lugar después de una gran serie de buenos resultados. De cara a participar en la Europa League para la próxima campaña, los londinenses finalmente vieron cómo el Manchester United les daba un revés inesperado al ganar la FA Cup contra el Manchester City. Una ligera decepción que envía al Chelsea a la Conference League, lo que cambia seriamente la situación para los directivos americanos del club.

Leer El Atlético de Madrid da unas calabazas de 40 M€ al Chelsea

El Chelsea puede renunciar a participar

De hecho, como informan varias fuentes en Inglaterra, tienen derecho a decir no a la competición como lo hizo la Juventus de Turín el año pasado. Un método que podría permitirles evitar importantes sanciones financieras y deportivas relacionadas con el juego limpio financiero. El club de la capital inglesa, que ha gastado poco más de 1000 M€ en los últimos dos años, está expuesto a sanciones importantes, ya que el fair-play financiero europeo es más exigente que el vigente al otro lado del Canal de la Mancha.

Al tener que buscar un nuevo entrenador, los dirigentes ingleses tendrán que pensar en su plan de batalla para su futuro europeo. En las próximas semanas deberían celebrarse debates en esta dirección, como indica Matt Law, periodista de The Telegraph. Renunciar a la Conference League en la nueva temporada también podría permitir afrontar con más tranquilidad la clasificación para la Liga de Campeones o la Europa League en las próximas temporadas. Un quebradero de cabeza que no se habría producido si el Chelsea se hubiera clasificado para esa competición, donde los beneficios económicos son mayores que en la Conference League.

Noticias