Liga de Campeones | El Real Madrid doblega al Liverpool en la gran noche de Vinicius

Victoria del Real Madrid ante el campeón de la Premier League a lomos de un Vinicius sensacional que además de brillar en cada balón que tocaba marcó por partida doble.

Vinícius celebra un gol con el Real Madrid
Vinícius celebra un gol con el Real Madrid ©Maxppp

Victoria del Real Madrid frente a un Liverpool que tendrá que paso de puntillas por la primera parte pero mejoró sus prestaciones tras la reanudación. Sobrio, fluido en su juego, con Toni Kroos como lanzador y Vinicius en trance, los de Zinedine Zidane han doblegado al que fuera campeón del torneo dos años atrás. Sin embargo, el tanto de los visitantes deja todo abierto para la vuelta.

Sigue después de este anuncio

Lanzaba un pellizco el técnico visitante Jürgen Klopp en la previa del choque al señalar que era un partido completamente diferente a todos los que había jugado su equipo hasta la fecha, pues lo hacía en un “campo de entrenamiento”. Y parece que así se lo tomaron sus jugadores en los primeros cuarenta y cinco minutos, como el típico partidillo de los viernes previo a la jornada de Liga. Sin embargo, enfrente estaba un equipo que sí sabía lo que se estaba jugando.

Real Madrid y Liverpool suman 19 títulos de campeón de Europa entre ambos. Y no, no es como esa frase típica cuando colgamos una foto en Instagram con Cristiano Ronaldo y decimos que entre los dos tenemos cinco Balones de Oro.

La máxima competición continental está salpicada de recordados duelos entre ambas escuadras. Los de Anfield se impusieron en la final de 1981 y los blancos hicieron lo propio en la de 2018. De hecho, el choque de Kiev ha sido frecuentemente recordado por los futbolistas red en busca de una motivación –si cabe- para el choque de hoy.

Si algo marcaba la previa del partido eran las bajas defensivas. Con un Liverpool que lleva meses sin poder contar con Virgil van Dijk, Joe Gomez y Joel Matip para formar su defensa, el Real Madrid ha visto como en cuestión de apenas unos días su pareja de centrales titular tampoco estaba disponible. Primero fue el capitán Sergio Ramos el que se lesionó en el parón de selecciones y hace apenas unas horas era Raphaël Varane el que se caía de la convocatoria debido a un positivo por coronavirus. Sin duda, todo un golpe ante lo que venía por delante. Sin embargo, fueron los ingleses los que más notaron las ausencias.

El Real Madrid brilla en la primera mitad

Foco de críticas durante varias semanas, el Real Madrid ha sabido dar un paso al frente cuando más lo ha necesitado. Único representante español en la máxima competición continental, y todavía con vida en una Liga en la que se jugará buena parte de sus aspiraciones el próximo fin de semana, los blancos salieron hoy con la clara intención de dominar el esférico y controlar el choque. Mientras tanto, el Liverpool esperaba agazapado no no se mostraba demasiado enérgico en esa presión alta tan habitual en los equipos de Jürgen Klopp.

Con el paso de los minutos el choque se iba igualando, si bien el juego del Real Madrid invitaba al optimismo. Los de Zinedine Zidane se mostraban sobrios, concentrados, confiados. Toni Kroos se disfrazaba de Tom Brady para lanzar un pase absolutamente sensacional desde su propio campo. A Vinicius le bastaba un toque con el pecho para deshacerse de Philipps y ponerse mano a mano frente a su compatriota Allison, al que ajusticiaba con frialdad. Era el minuto 27 y el Real Madrid golpeaba primero.

Vinicius volvía a tenerla en sus botas en el 31 pero en esta ocasión se iba por poco. Apenas un par de minutos antes se reclamó un penalti sobre Karim Benzema que no era señalado. El Liverpool estaba grogui y se limitaba a perseguir la pelota como hacian los rivales con Floyd Mayweather cuando el de Michigan se ponía a bailar en el ring. Sin embargo, la distancia en el marcador seguía siendo exigua.

Y fue precisamente ahí donde apareció Marco Asensio. Toni Kroos volvía a ejercer de quarterback para lanzar un pase en profundidad que la defensa del Liverpool no acertaba a despejar en condiciones. El balón caía en los pies del mallorquín que picaba la pelota para superar a Allison y la remachaba sobre la línea. 2-0. El Real Madrid avasallaba y el Liverpool parecía incapaz. Marco Asensio tenía el tercero en el 42 paro no terminaba de culminar y el partido se iba al descanso con dos goles de ventaja para los locales, después de una primera mitad en la que fueron netamente superiores.

Real Madrid y Liverpool son dos equipos acostumbrados al éxito y que, independientemente de la situación en la que se encuentren, poseen ese gen competitivo que les hace potenciar sus cualidades cuando la cita es de nivel. Que el Liverpool no vive su mejor momento en Premier League es evidente. Situado actualmente fuera de los puestos que dan acceso a la próxima edición de la Liga de Campeones, el todavía campeón de la competición inglesa ha bajado varios puntos si lo comparamos con las dos últimas temporadas. Sin embargo, nunca hay que dar por muerto a un campeón herido.

7 minutos que abren la eliminatoria

Y el Liverpool despertó en la segunda mitad. Al menos, en el comienzo. Los visitantes dieron un paso adelante mientras el Real Madrid se replegaba. Los blancos salieron muy atrás y dieron el campo a los reds. Dueño de balón en los primeros compases, Mohamed Salah aprovechaba un balón perdido en el área después de un rechace para batir a Thibaut Courtois cuando apenas habían pasado siete minutos. Era el primer tiro a puerta inglés de todo el partido y se convertía en el primer gol.

Mohamed Salah

El gol visitante espabilaba al Real Madrid. Los blancos recuperaban sensaciones y volvían a hacerse dueños del balón. Karim Benzema se colaba entre líneas en ataque y la presión volvía a ser efectiva para dificultar la salida de balón británica. El cansancio comenzaba a notarse y los huecos en defensa eran cada vez mayores en ambos equipos.

Marco Asensio desperdiciaba un contrataque cuando intentaba regalarle el gol a Vinicius en el 65’. Sin embargo, no tardó en llegar el tercer gol. Apenas unos segundos de esa jugada. Karim Benzema recibía tras saque de banda, lo bajaba con el pecho para cedérselo a Luka Modric. El croata conectaba el omnipresente Vinicius, que disfrazado de Ronaldo Nazario ajustaba el balón al poste para hacer el 3-1.

Los últimos minutos estuvieron marcados por el desgaste físico y el temor a recibir un gol. Si el Real Madrid marcaba, dejaba prácticamente sentenciada la eliminatoria. Si era el Liverpool, los ingleses tendrían muchos más ases en la mano de cara al choque de vuelta. Sin embargo, ninguno de los dos volvió a ver puerta y todo quedó sellado con 3-1.

Más información

Comentarios