Tras la destitución de Unai Emery, el Arsenal se ha lanzado a la caza y captura de un nuevo técnico. Aunque el banquillo ha sido ocupado ya por Fredrik Ljungberg, no parece que el sueco vaya a tener un gran recorrido. De hecho, la prensa de las islas ha señalado en estas últimas horas que los gunners no descartan lanzar sus redes sobre el noirlandés Brendan Rodgers.

Al preparador del Leicester City, la idea de recalar en el Emirates Stadium le resulta muy atractiva y, por eso, no ha dudado en confesar a los medios que en su actual contrato existe una cláusula que le permite cambiar de aires si llega una buena oferta. Eso sí, para dejarle partir los foxes exigirían una compensación millonaria que bien podría situarse en torno a los 16 M€.