Básico e indiscutible en los actuales planteamientos del Valencia, el centrocampista Dani Parejo ha logrado al fin dejar atrás un periodo convulso en el que incluso llegó a plantearse la posibilidad de abandonar la disciplina del cuadro ché. «He tenido varios momentos malos. Hubo uno en el que quise salir por muchas cosas: venta del club, cambios de directores deportivos, de entrenadores, el club no sabía mucho hacia dónde ir... Creía que era el momento de salir y crecer en otro sitio. No pudo ser, el club no me dejó y yo siempre he demostrado profesionalidad en cada entrenamiento y cada partido. A pesar de quererme ir, el míster me pidió ser el segundo capitán porque era lo mejor para el grupo. Lo acepté. Siempre he estado a disposición del club. Y ahora tenemos un título cerca, que sería increíble después de 11 años. El Valencia es un grande y merece más finales y más títulos», relató.

El de Coslada reconoce que en estos últimos años ha madurado tanto profesional como personalmente y que eso le ha ayudado a convertirse en uno de los nuevos referentes del combinado valencianista y a alcanzar la Selección de España absoluta. «Siempre he creído en mí, en mi forma de jugar, de entender el juego, en mi estilo. Y eso me ha llevado a ser quien soy. He pasado dificultades. Las superé gracias a mis seres queridos. Y ahora estoy en un punto álgido de madurez. He tenido dos niños y la familia te hace madurar. El camino ha sido duro, complicado, más en Valencia. Pasamos momentos muy malos, durísimos, pero de eso se sale endurecido», reconoció durante una entrevista concedida a Marca.