Todo apunta a que Lisandro López no terminará jugando en el Granada. El central argentino se había convertido en la prioridad rojiblanca para reforzar la defensa, pero las diferencias en las negociaciones han enfriado mucho las conversaciones. De hecho, el propio agente del jugador ha asegurado al diario Ideal, que «hay muy pocas chances de que la operación se lleve a cabo».

El conjunto granadino por su parte, no parece muy preocupado por la situación, viendo las declaraciones de uno de sus portavoces. «Ya no es nuestra primera opción, pues trabajamos en otras», comentó.