No cabe duda que Virgil van Dijk ha sido uno de los mejores fichajes de los últimos tiempos del Liverpool. El holandés, de 28 años, se ha convertido en uno de los mejores centrales del deporte rey en la actualidad. Es evidente que la inversión realizada por el vigente campeón de la Premier League fue arriesgada, pero parece que los 85 M€ que depositó en las arcas del Southampton en enero de 2018 están más que amortizados.

«Estoy tratando de poner las cosas en perspectiva. El fútbol es una gran parte de mi vida, pero no es lo más importante. Existe el otro aspecto de mi vida, mi familia, que me ayuda a tomar conciencia y relativizar todo», ha reconocido Van Dijk en una entrevista concedida a France Football. También ha valorado lo cerca que estuvo el cuadro dirigido por Jürgen Klopp de conquistar la pasada edición de la Premier League: «Fue difícil para nosotros porque, en nuestra cabeza, entendimos que el City no nos dejaría ir y que nuestra temporada podría terminar con el partido de vuelta contra el Barcelona. (...) Incluso después de derrotar al Barça, no nos rendimos en el campeonato. Mantuvimos la esperanza, la dinámica, seguimos ganando. Por eso, todavía fue más difícil al final. Es difícil perder un título por tan poco».