Fernando Hierro, nuevo seleccionador de España, ha comparecido ante los medios en Krasnodar junto a Luis Rubiales. El presidente de la RFEF ha sido quien ha anunciado la decisión dando las gracias al preparador andaluz por aceptar el cargo de seleccionador tan rápidamente.

«Gracias a Fernando por haber aceptado este enorme reto, ponemos la Selección en sus manos. Siempre hemos dicho que queríamos tocar lo menos posible, tenía que ser una persona que conozca a los jugadores, que lo han recibido encantados, lo han recibido con los brazos abiertos y quieren ayudarle en todo. Fernando, gracias. Te hemos pedido que asumas este reto y lo has hecho, aquí tienes a la prensa», afirmó el presidente.

Después ha sido el turno de Fernando Hierro, que ha mostrado sus sensaciones por este nuevo reto, y ha insistido en que quiere un rápido cambio de mentalidad y que hará los mínimos cambios posibles: «Un reto bonito, apasionante. Las circunstancias son las que son y a partir de ahí acepto la responsabilidad con valentía como no puede ser de otra forma, mirando que tenemos un grupo de jugadores que llevan dos años trabajando por el Mundial, yo he sido director deportivo y entiendo que la ilusión de todo el mundo es grande y no podía defraudarlos. Mi máxima admiración y cariño a Julen por su trabajo que lleva haciendo estos dos años y le deseo todo lo mejor en su nueva andadura».

Pocos cambios: «Lo que no se puede tocar en dos días es dos años de trabajo, una gran parte del staff sigue con nosotros, hemos visto vídeos del próximo partido, tenemos que ser inteligentes, coherentes y de aquí a Portugal no tenemos mucha capacidad de cambio. He estado presente en todos los entrenamientos, en el día a día hemos estado presentes y no podemos cambiar nada en dos días».

Los jugadores: «Les he dicho a los jugadores que les puedo mirar a todos a los ojos. Estoy muy tranquilo y esto no es justificación para no pelear por lo que hemos venido. El equipo está ilusionado, tenemos una gran oportunidad y el foco tiene que ser a lo que hemos venido, que es pelear por un Mundial. Que estos dos días no nos sirvan de justificación. Los chavales son profesionales excelentes, buenas personas, maduros, buenos deportivistas y tiene que afrontar una realidad. El día no es fácil para nadie pero ellos harán bueno el ser buenos deportistas».

Duración de su cargo: «Mi cargo es Portugal, y después el siguiente y el siguiente. No pensamos en otra cosa que no sea el Mundial. La clave es tocar lo mínimo posible. Tenemos que afrontar esto desde la responsabilidad, tenemos tres partidos para continuar en el Mundial y eso no nos lo va a regalar nadie».

Conversación con Lopetegui: «Con Lopetegui fue una conversación de amigos, que nos conocemos hace mucho tiempo. He estado con él después de la decisión, me ha llamado a la hora de despedirse. Los chavales están ilusionados como estamos todos los españoles, quieren este reto que es un desafío para todos. No tenemos tiempo para lamentarnos. Llevan tiempo peleándolo y tienen que ser maduros».

Decisión de Rubiales: «El Presidente ha dado su valoración de los hechos. Tenemos que ser positivos, no valen las opiniones, tenemos que pasar página, pensar en los jugadores, lo que representamos, lo que significa el fútbol español. Hay que ser positivos, no podemos hablar continuamente de lo que ha pasado, porque perderíamos la concentración y el foco, y el foco está en Portugal».

Su estilo: «¿Mis equipos? Me gustaría que jugaran bien, metiendo tres goles más que el rival, eso es lo que me gustaría».

Charla a los jugadores: «La charla la iba a dar a los empleados y ahora se la he dado a los jugadores, les he dicho que tenemos un reto muy bonito, que no nos podemos escudar en que esto nos quite de nuestro sueño. Sólo tengo un año de experiencia, en el Oviedo, hicimos bien las cosas, otro año de segundo entrenador, y 30 años rodeado de balón».

Situación del vestuario: «El feedback que he recibido yo es fantástico, lo que no puedo decir es lo que sienten los demás. El mío ha sido fantástico, un grupo unido, si van a cenar van todos juntos, les veo cohesionado y sabiendo por lo que va a pelear».

Una gran oportunidad: «Tenemos una gran oportunidad. Necesitamos el trabajo, la dedicación de todo el mundo. Nuestra Selección nos va a representar a todos. Pero insisto, tenemos una gran responsabilidad, ese es el mensaje».

¿Se ve como Zidane?: «No había descartado volver a entrenar. Cuando terminé en el Oviedo pasó el tema de la Federación, esto es fútbol no sabemos qué puede pasar. Estamos acostumbrados a ello. ¿El Zidane de la Selección? Lo firmaría (risas)».