Queda todavía mes y medio para que termine el año, y un mes para que se pare la competición. Después habrá tiempo suficiente hasta el 31 de enero para que los clubes puedan realizar sus fichajes invernales. Pero hay escuadras que ya se han visto obligadas a mirar al mercado de invierno.

El Atlético de Madrid es una de ellas. Porque además de la falta de gol claramente evidenciada en el primer tramo de la temporada, hay que sumar el contratiempo que ha supuesto la lesión de Diego Costa. De forma que en el combinado colchonero se han planteado el retorno de Ivan Kalinic, cedido en la AS Roma.

Aunque viendo que el croata no convenció el año pasado, lo que esperaba Diego Simeone era un nuevo goleador. Y lo decimos así, prácticamente en pasado, porque si nos atenemos a una información de El Desmarque es muy probable que la escuadra madrileña no pueda acometer esa incorporación, a menos que se busquen otras fórmulas.

Para que llegue un delantero como, pongamos el caso, Rodrigo Moreno del Valencia, ya pretendido en agosto, es necesaria una venta importante, ya que superan los madrileños los 500 M€ que pueden gastar este curso entre sueldos y amortizaciones. Así que financieramente es complicado que llegue otro ariete.