Tres prórrogas después, Boris Johnson (primer ministro británico), ha conseguido una mayoría absoluta que le va a permitir aprobar sin problemas en el Parlamento de Westminster las disposiciones necesarias para llevar a cabo el Brexit. La salida de Reino Unido de la Unión Europea parece que dará inicio el 31 de enero de 2020. Cabe preguntarse ahora cómo le afectará esta salida a Gareth Bale (30 años), y eso es lo que hace el diario As. A pesar del riesgo latente de que se produzca un Brexit duro, no parece probable que el Real Madrid se encuentre con el escenario de tener que perder Bale su condición de comunitario.

Sin embargo, la cuestión es compleja: atender a una hipotética pérdida de su condición de comunitario y su encaje en el cupo de tres fichas de jugadores extranjeros que tiene el Real Madrid. Solo son dos los jugadores con plaza de extracomunitarios en la plantilla, Vinícius y Eder Militao. Una situación que permite a Zinedine Zidane alinear a Rodrygo Goes, extracomunitario con ficha en el Real Madrid Castilla. Si Bale perdiera la condición de extracomunitario, el Reglamento no permitiría al técnico contar con el brasileño al tener ya cubierto el cupo de tres extranjeros inscritos con ficha del primer equipo. De ahí las circunstancias de un Brexit duro.

Existe un Real Decreto-ley 5/2019 aprobado por el Gobierno para este tipo de casos. La disposición abre la puerta a que Bale conserve su condición de comunitario; señala en su artículo 7.3 que «los nacionales del Reino Unido que, en el momento de la retirada efectiva del Reino Unido, estén ejerciendo de forma permanente en España una profesión o actividad profesional para cuyo acceso y ejercicio se exigiese ser nacional de un Estado miembro podrán continuar ejerciéndola en las mismas condiciones y sin necesidad de realizar trámites adicionales, cumpliendo en todo caso con el resto de requisitos a los que se encuentre sometido su ejercicio».

Bale fichó por el Real Madrid en el verano de 2013. Es una de las bazas a su favor dadas las circunstancias: «los ciudadanos británicos residentes en España antes del momento del Brexit obtendrían la residencia de larga duración si llevan viviendo en territorio español al menos cinco años» (artículo 5.1 el Real Decreto-ley). La norma, en cualquier caso, contempla la suspensión de todas estas medidas si el Reino Unido no concede un trato recíproco a los ciudadanos españoles.

Son muchos los caminos que quedarán abiertos una vez el Reino Unido se despida oficialmente. Aunque resulta una realidad más que notoria que el mundo del deporte será uno de los más afectados. Tanto para los jugadores españoles que compiten en la Premier League como para los británicos que lo hacen fuera de Reino Unido. Si hablamos ya de los jóvenes talentos que se forman en clubes lejanos a su país, la situación resulta incluso más complicada: se les obligaría a formarse en su tierra hasta los 18 años, impidiendo salidas como la de Jadon Sancho al Borussia de Dortmund. Una vez más, la política azota al deporte.