En el centro de la diana después de su polémico festejo con la selección de Gales y tras no haber jugado durante semanas con el Real Madrid por lesión, Gareth Bale ve ahora cómo la buena marcha del cuadro blanco ha frenado las polémicas. Aunque paralelamente ha perdido su sitio en el once en favor de Isco o bien de Rodrygo.

El galés se ha sincerado ahora en una entrevista para BT Sport, en la que alude en primer lugar a los pitos que ha recibido en el Santiago Bernabéu: «Creo que la primera vez que me pitaron fue un poco un shock, sorprendente. Realmente no sabía cómo lidiar con eso. Pero a medida que fui teniendo más edad, sucedió una o dos veces más, y entiendes cómo manejarlo».

De hecho ha desvelado su plan para afrontar esas situaciones: «Ahora sólo me encojo de hombros. De alguna manera, es el mejor lugar para que me silben ya que si no haces una buena actuación, lo que entiendo. Obviamente tengo que seguir trabajando duro y seguir demostrando a los aficionados lo que puedo hacer. Eventualmente, los pitidos se paran y sigues con tu carrera como siempre».

También ha tenido palabras para elogiar a José Mourinho, a quien ve un buen futuro en un Tottenham donde ha sonado para retornar: «Teniendo a José Mourinho hay una declaración sorprendente del club, creo que es un ganador en serie. El Tottenham quiere ganar títulos y no creo que haya una mejor asociación que Mourinho y Tottenham juntos para tratar de ganar algunos trofeos».