La 18/19 promete numerosos cambios en la plantilla del Arsenal, partiendo de la base de que Arséne Wenger dejará el puesto de técnico tras 22 años al frente del mismo. Una situación que va encaminada hacia una modificación del modus operandis del club, que sin él recurrirá a un método diferente de actuación en el mercado tanto en el apartado de entradas como de salidas.

Con esto para tomar como referencia, Mirror señala a dos futbolistas como potenciales ventas de cara a la próxima temporada. Tales, serían los casos de Shkodran Mustafi y Granit Xhaka, quienes podrían hacer la maleta ante la diversidad de opiniones que han levantado sus actuaciones, poniendo estas en duda lo acertado de sus fichajes tras una inversión de 41 M€ y 45 M€ respectivamente.

Aunque en ambos casos se trata de dos jugadores que han sido titulares habituales con el técnico francés, la directiva ha visto en ellos dos miembros responsables de los continuos tropiezos sufridos por el equipo, más si cabe ante el gran coste que tuvieron y que no se habría visto contraprestación en rendimiento.

Eso sí, faltaría por ver quién es el nuevo encargado de ocupar el banquillo del Arsenal antes de ver si finalmente el club optará por esta vía tanto con el alemán como con el suizo, puesto que el nuevo entrenador puede representar un obstáculo a la posible salida de alguno de ellos e incluso de ambos, apostando por sus figuras para despertar la ambición perdida en el Emirates.