A última hora de ayer, el Nápoles anunciaba la destitución de Carlo Ancelotti. El comunicado vio la luz en un momento muy inesperado, justo después de que el cuadro celeste derrotase al Racing Genk por 4-0 y certificase su presencia en los octavos de final de la Champions League.

Aunque es cierto que el equipo viene describiendo una trayectoria más bien errática en Serie A (ocupa el séptimo puesto de la tabla), el cese de Carletto no está supeditado directamente a los resultados, sino al hecho de que el italiano se postuló del lado de sus jugadores cuando estos decidieron enfrentarse al presidente Aurelio de Laurentiis y rechazaron su idea de quedar concentrados antes del partido ante el Génova (disputado el pasado 9 de noviembre). Desde ese instante, el mandatario hizo la cruz al preparador y comenzó a valorar un despido que se hizo efectivo anoche.

Pero la vida sigue. De hecho, apenas unas horas después de confirmarse su salida del club italiano, Ancelotti ya ha sido vinculado con al menos tres conjuntos europeos. Sin ir más lejos, en Sky Sports se señala que dos conjuntos de la Premier League que últimamente han dicho adiós a sus técnicos, Everton y Arsenal, estarían ya valorando la posibilidad de hacerle una oferta.

Por si fuera poco, desde Francia se indica que si Thomas Tuchel no es capaz de mejorar los registros del París Saint-Germain en Champions League, no sería extraño que los propietarios del club galo hiciesen todo lo posible por recuperar a un preparador transalpino que ya se sentó en el banquillo del Parque de los Príncipes entre los años 2011 y 2013.