Aunque los meritorios triunfos ante Tottenham (2-1) y Manchester City (1-2) han servido para aligerar considerablemente la tensión, la directiva del Manchester United sigue creyendo que su equipo aún está lejos de poder resultar plenamente competitivo. Por eso, desde hace ya varias semanas, mantiene activos contactos con varios futbolistas a los que estaría encantada de dar la bienvenida durante el mercado invernal.

Según cuenta el Daily Mirror, el gran anhelo de la entidad es el inglés Jadon Sancho, un futbolista que pese a desempeñar un papel relevante en el Borussia Dortmund (21 partidos, 10 goles y 11 asistencias en lo que llevamos de curso) ya se ha mostrado dispuesto a cambiar de aires en varias ocasiones.

Lógicamente, su fichaje se antoja muy complicado. Aunque son propensos a negociar la marcha de aquellos jugadores que muestran su deseo de abandonar el club, los dirigentes germanos tienen claro que el adiós definitivo solo se producirá si llega una oferta cargada de ceros de la derecha. Por si fuera poco, conjuntos como Liverpool, Chelsea, Atlético de Madrid, FC Barcelona o Real Madrid también se han interesado por su situación y podrían dificultar, aún más, su aterrizaje en Old Trafford.

Además se sobre Sancho, los diablos rojos tienen pensado lanzar sus redes sobre otro importante jugador durante el mercado de invierno. Se trata de Christian Eriksen, mediapunta que acaba contrato con el Tottenham en junio y que, por tanto, podría cambiar de aires con relativa facilidad a lo largo del mes de enero. En este caso, el gran obstáculo al que se enfrenta el United es el deseo del nórdico de aterrizar en un equipo completamente distinto, el Real Madrid.