Liga de Campeones | El Atlético de Madrid avanza a octavos tras vencer al Oporto

Victoria de prestigio del equipo de Diego Pablo Simeone en Portugal, todo ello gracias a las dianas de Antoine Griezmann, Ángel Correa y Rodrigo De Paul. Los rojiblancos acompañan al Liverpool en un grupo que ha sido una auténtica locura con AC Milan y Oporto, un club luso que se queda con la plaza para la Europa League.

Antoine Griezmann celebra su gol en Valencia
Antoine Griezmann celebra su gol en Valencia ©Maxppp

No cabe duda que el Atlético de Madrid se encontraba en una situación crítica antes de la celebración de la sexta jornada del Grupo B de la Liga de Campeones. Con el Liverpool totalmente destacado en lo alto de la tabla, los colchoneros se jugarían su pase a los cruces de la orejona frente al Oporto en el Estadio do Dragao. Eso sí, sin perder de vista el compromiso de San Siro entre el combinado red y un AC Milan que soñaba con la oportunidad de situarse entre los 16 mejores equipos de la competición.

Sigue después de este anuncio

Diego Pablo Simeone se decantaría de inicio por Sime Vrsaljko, Geoffrey Kondogbia y Mario Hermoso en el sistema de tres centrales. Además, la medular estaría comandada por Rodrigo De Paul, Koke Resurrección y Thomas Lemar. Marcos Llorente y Yannick Carrasco dispondrían de libertad absoluta en los carriles, mientras que Antoine Griezmann (a préstamo por el FC Barcelona) y Luis Suárez estarían en punta de lanza.

Carrasco trataría de hacer de las suyas desde el comienzo del choque, aunque no conseguiría contactar con un Griezmann que vuelve a sonreír de la mano del Cholo. La puesta en escena del equipo de la capital de nuestro país estaba siendo estupenda, aunque le faltaba algo más de profundidad en ataque. Y la nota negativa vendría en forma de lesión, dado que Luis Suárez dejaría su plaza a Matheus Cunha antes de alcanzar el minuto 15.

El contratiempo de Luis Suárez

Lemar probaría fortuna en una combinación con Llorente (sin demasiada fortuna), un Marcos que se toparía con Diogo Costa. Una jugada que vino precedida por una maniobra de múltiples quilates de Carrasco. La réplica llegaría en una tremenda ocasión de los portugueses, aunque la respuesta de Jan Oblak sería maravillosa con una soberbia parada. Por su parte, Luis Díaz seguía evidenciando la razón de haber captado el interés de los colosos del Viejo Continente.

De hecho, el colombiano estuvo a punto de sorprender a Oblak con un chut que se marcharía ligeramente desviado por el toque de De Paul. Es más, el muro esloveno de los madrileños tendría que volver a intervenir para echar el cerrojo a sus dominios. El Oporto estaba mejorando sus prestaciones con el transcurso del envite, al tiempo que Mehdi Taremi no lograría beneficiarse de un fallo de Carrasco al arrancar la segunda mitad.

Griezmann, Correa y De Paul iluminan al Atleti

Griezmann también disfrutaría de una interesante acción ofensiva, pero Oblak emergería de nuevo en escena para volver a desesperar a un Taremi que no estaba teniendo su mejor noche. Luis Díaz estaba siendo (de largo) el mejor de los suyos, aunque el protagonismo correría a cargo de un Griezmann que vería portería a la salida de un córner (0 – 1). Acto seguido, el Atleti pudo dejar la historia vista para sentencia después de una increíble jugada de Cunha, pero Koke Resurrección no conseguiría definir con precisión. En el tramo decisivo de la batalla, ambas escuadras se quedarían en inferioridad numérica por las expulsiones de Carrasco y Wendell (llevaba menos de 10 minutos en el césped).

Por lo que respecta a Ángel Correa, sería incapaz de sacar partido del envío filtrado por un Griezmann que sigue creciendo a pasos agigantados con el desarrollo de la campaña. Finalmente, el propio Correa sería el encargado de certificar la clasificación del Atlético de Madrid para los octavos de la Champions con este meritorio triunfo en Oporto (0 – 2). De Paul ampliaría la renta de los visitantes (0 – 3), mientras que Sérgio Oliveira maquillaría el resultado desde el punto de penalti (1 – 3). El Oporto tendrá que conformarse con la Europa League, aunque el gran damnificado es un AC Milan que se despide del Viejo Continente después de caer frente al Liverpool en San Siro.

Más información

Comentarios