La progresión de Casemiro en los últimos tiempos ha sido imparable, ya que se ha asentado como un fijo en las alineaciones de Zinedine Zidane en el Real Madrid. El mediocentro de 25 años se ha consolidado como pieza clave del cuadro blanco y también es un asiduo con la selección de Brasil.

Tanto va creciendo su importancia en el vestuario de la canarinha, que el jueves será el capitán de la seleçao en el partido ante Bolivia, válido para la clasificación del Mundial de Rusia. Un gran honor sin duda para este futbolista.