Protagonista de una desastrosa actuación ante el Rostov en el último compromiso de Champions League del Bayern Múnich, el zaguero alemán Jerome Boateng tuvo también que soportar las ácidas críticas del presidente del cuadro bávaro, Karl Heinz Rummenigge. El dirigente le acusó de jugar con demasiada confianza y de estar más preocupado de asuntos extradeportivos que de lo ocurre en los terrenos de juego. (Hace unos días, el zaguero fue premiado por parte de una revista de moda y viajó a Berlín a recibir el galardón).

«Jerome necesita calmarse un poco. Ha sido demasiado desde el verano (...) Sería bueno para él y para el club, si volviera un poco a la tierra», espetó el mandamás al término del choque que saldó con una inesperada derrota por 3-2.