Tras la destitución de Louis van Gaal del Manchester United, el técnico holandés ya tendría otra opción para dirigir un banquillo. Nada más y nada menos que la Selección de Bélgica. Según apuntan medios holandeses, el exentrenador de los red devils sería la apuesta para el Mundial de 2018.

La eliminación belga frente a Gales se ha considerado como un fiasco grande en el país belga, y la continuidad de Marc Wilmots está en peligro. Ya existen negociaciones entre ambas partes, y Van Gaal vería con buenos ojos aceptar este reto según informa Het Laatse Nieuws.