En estas semanas que nos separan del comienzo del mercado invernal, la directiva del Villarreal tendrá que aclarar el futuro de cuatro jugadores que vienen jugando un papel absolutamente secundario en los planes de Javi Calleja: el zaguero Ramiro Funes Mori (28 años), los centrocampistas Manu Morlanes (20) y Santiago Cáseres (22) y el atacante Leo Suárez (23). De todos ellos, solo el primero ha conseguido acumular algún minuto en lo que llevamos de curso (dos, en concreto).

Tal y como cuenta el diario As, es factible que los tres últimos abandonen la entidad a lo largo del mes de enero en calidad de cedidos. Eso sí, el argentino Cáseres ya rechazó tal posibilidad en verano, por lo que habrá que ver si la falta de oportunidades le hace cambiar de opinión. En el caso de Funes Mori, su salida resulta improbable por la escasez de recursos defensivos.