El club ha tomado la decisión de no operar a Simone Zaza de su rodilla, así lo indicaba la Cadena Ser. La opción del Valencia es la de apostar a que el menisco del futbolista resistirá el resto de la temporada y no verá, en un futuro próximo, esa rotura completa que le mandaría, sin remedio, a quirófano.

No obstante, la decisión sobre Zaza parece que mantendrá el mercado abierto para el Valencia y no cambiará su plan de reforzar la delantera por si a este le pasara algo, además de ampliar las opciones en el frente para Marcelino. A pesar de la delicada situación financiera, el cuadro che seguiría teniendo en mente la idea de encontrar cobijo en Mestalla a un centrocampista y un ariete durante la próxima ventana de traspasos.