Uno de los ojos derechos de Arsene Wenger del que las lesiones le han privado de disfrutar desde la última vez que piso un terreno de juego. Databa entonces de octubre de 2016, cuando Santi Cazorla caía lesionado y se sometía a una reiterada prueba de fuego tanto física como anímica que aún hoy no le han permitido volver a vestirse de corto, arrastrando tras de sí una decena de operaciones.

A pesar de esto, el técnico galo no pierde la esperanza en contar de nuevo en algún momento con el centrocampista asturiano, tal y como recoge Mundo Deportivo que volvió a demostrar una vez más en rueda de prensa: «Lo último que he oído es que todo va bien, creo que podrá volver antes del final de temporada y entonces veremos [...] espero que sí (pueda volver a jugar), es un futbolista excepcional y le echamos mucho de menos. Es muy triste lo que le ha pasado, para él y para el Arsenal». ¿Veremos de nuevo a Cazorla con la camiseta de los gunners?