El Bayern Múnich sigue trabajando en la plantilla de la que dispondrá el técnico Niko Kovac el curso que viene. Las salidas tanto de Frank Ribery como de Arjen Robben han dejado huérfanos unos extremos que es necesario apuntalar antes de la conclusión del presente mercado de fichajes. De este modo, distintos nombres propios han aparecido en escena en forma de posibles incorporaciones para las alas.

Una de las grandes vías que se ha seguido largo y tendido ha sido la que tiene como protagonista al internacional germano Leroy Sané, futbolista del Manchester City cuya incorporación estaba muy encarrilada a cambio de una cantidad que ronda los 110 M€ pero que ha caído lesionado de gravedad y estará fuera de los terrenos de juego varios meses. Así, está posibilidad ha quedado extinguida.

Ante esta situación, otros nombres propios emergen en el horizonte. El último procede de Italia, donde la Gazzetta dello Sport señala que el croata Ivan Perisic (30 años) es uno de los objetivos con los que reforzar la plantilla bávara. El futbolista balcánico, que cuenta con experiencia en la Bundesliga después de haber defendido los colores de Borussia Dortmund y Wolfsburgo, no entra en los planes de un Inter de Milán que pretende cerrar su salida lo antes posible y donde está marcado por el técnico Antonio Conte junto al argentino Mauro Icardi. Su precio, 30 M€.