Antes de iniciar su participación en los Juegos Olímpicos, el desembarco del brasileño Hulk en el Chelsea parecía una simple cuestión de tiempo. Sin embargo, tras comprobar cómo los londinenses se gastaban buena parte de su presupuesto en otras contrataciones, el futuro del atacante ha vuelto a cargarse de incógnitas.

Cuestionado por su delicada situación, el jugador reconoció que hasta ahora no se ha preocupado mucho por los rumores. «No hablé mucho con mi agente acerca de la posibilidad de ser transferido, porque he estado con la selección brasileña en los Juegos Olímpicos. Pero yo voy a hablar sobre mi futuro desde este lunes. Mi futuro está en las manos de Dios», espetó.

En principio, el Oporto ya le ha dado permiso para buscar nuevos horizontes, pero está por ver qué equipo es capaz de alcanzar los al menos 40 M€ en los que ha sido tasada su libertad (ver artículo).

«Me han dejado una puerta abierta para ser transferido a otra liga. No tengo preferencia por jugar en la Premier League o la Liga española, porque son las dos ligas más seguidas en el mundo», indicó el futbolista en declaraciones recogidas por Sky Sports.