El 31 de enero expira la última prórroga de la UE a Gran Bretaña para consumar el Brexit que ahora, con la mayoría en el Parlamento lograda ayer por Boris Johnson, parece más fácil que nunca. Al consumarse esta marcha, el fútbol se verá afectado y evidentemente la Premier League no tardará en sufrir las consecuencias, que ya podremos apreciar desde el mercado invernal.

La FA (Federación Inglesa) siempre ha abogado por proteger a los jugadores locales, y ha pasado este tiempo tratando de imponer un cupo mínimo de 13 de 25 jugadores nacionales por plantilla. Algo que, según As, temen en la Premier que acabe lastrando su imagen y con una fuga de estrellas de hasta el 65% de los extranjeros, en el peor escenario posible.

Porque además la FA pretende aplicar las normas que ahora rigen para los jugadores no comunitarios a todos los extranjeros: a muchos se les exige un porcentaje mínimo de minutos con la selección para poder llegar a un club inglés. En cualquier caso, hay disparidad de criterios entre la FA y una Premier que quiere seguir vendiendo caro su producto, por lo que se esperan cambios en las normativas y algún tipo de acuerdo. Pero con el mercado de invierno a la vuelta de la esquina ya se notarán las consecuencias.

La formación de los jóvenes

Donde sí se notará de manera más evidente el cambio, de acuerdo con el citado diario, es en la formación de jóvenes talentos. Primero porque a los jugadores de Reino Unido se les obligaría a formarse en su tierra hasta los 18 años, impidiendo salidas como la de Jadon Sancho al Borussia de Dortmund.

Y sus canteras no podrán tampoco captar jugadores de entre 16 y 18 años de zonas de la Unión Europea, como los grandes conjuntos ingleses han hecho en ese tiempo pescando por toda Europa. Así que escuadras del resto del continente estarán más seguras reteniendo a sus joyas, si bien los clubes ingleses tendrán que pagar más dinero por ellas cuando acaben formándose.