El Inter de Milán ha decidido cubrirse las espaldas. Aunque hará todo lo que esté en su mano por completar el fichaje de Arturo Vidal durante el próximo mes de enero, la directiva conserva en su punto de mira a otro par de jugadores cuya contratación podría resultar más sencilla.

Según cuenta Corriere della Sera, los lombardos consideran que los 40 M€ que el FC Barcelona pretende obtener por el centrocampista chileno resultan una cantidad excesiva y por eso han decidido activar dos nuevas vías, las que conducen hasta los italianos Lorenzo Pellegrini (23 años) y Rolando Mandragora (22).

El primero acaba de arrancar su tercera temporada con la AS Roma, conjunto con el que hasta la fecha acumula 78 partidos oficiales (7 goles y 16 asistencias) y con el que mantiene contrato hasta junio de 2022. El segundo, por su parte, vive su segundo curso con el Udinese (45 encuentros, 5 tantos y 2 asistencias), escuadra en la que ha recibido la confianza que nunca le llegó a brindar la Juventus. Eso sí, los bianconeri cuentan con una opción de recompra que podría dificultar su aterrizaje en el Giuseppe Meazza.

Nombres al margen, lo que parece claro es que el nuevo técnico del Inter, y principal artífice de su buen arranque de curso, el transalpino Antonio Conte, desea mejorar las prestaciones de su parcela ancha durante el mercado invernal y que su director general, Beppe Marotta, hará todo lo posible por satisfacer sus demandas.