Liga | El Real Madrid se lleva un Clásico intenso y polémico

El Clásico de esta séptima jornada ha sido tan atípico como intenso, y finalmente se lo han llevado los visitantes tras acertar más en la segunda parte.

Federico Valverde hizo el primer gol
Federico Valverde hizo el primer gol ©Maxppp

Sin público y con muchas dudas en los dos equipos. Un Clásico atípico en el que FC Barcelona y Real Madrid tenían la oportunidad de disipar todas sus dudas, o aumentarlas. Un encuentro que incluso con estos condicionantes despertaba mucho interés y desde luego que nunca defrauda, pase lo que pase finalmente.

Sigue después de este anuncio

Y por supuesto un partido importante siempre para el devenir de una Liga que ambos están siempre llamados a disputarse. Los culés con proyecto nuevo pero lleno de incógnitas, desde el palco al banquillo pasando por muchos jugadores con futuro incierto. Y los merengues con las mismas caras de la temporada pasada, con Zinedine Zidane esperando sacar nuevos trucos de la chistera.

Un primer tiempo vertiginoso

Desde luego que no defrauda nunca. La primera parte fue un ejercicio que condensó las mejores virtudes y defectos de cada uno. Dos ataques imprevisibles y eléctricos y dos defensas llenas de dudas. En apenas 8' minutos cada uno había golpeado. Primero Fede Valverde, con una gran llegada de segunda línea, definición perfecta ante Neto tras pase maravilloso de un indetectable Karim Benzema entre líneas. El uruguayo justificaba su titularidad.

La réplica no tardaba en llegar. La jugada marca de la casa: Lionel Messi encontrando a Jordi Alba, y el lateral asistiendo a Ansu Fati, que esta temporada ya está logrando hacer que el argentino no añore tanto a Neymar o Luis Suárez. Definición de delantero centro, que es donde Ronald Koeman lo colocó. Sabe jugar ahí, es un diamante el español. Él y el uruguayo, abanderados del futuro para ambos equipos, iniciaban una primera parte con muchas alternativas.

Vimos lucirse a Thibaut Courtois y a Neto, a Casemiro emplearse a fondo para detener a Messi, a los culés teniendo al fin lateral derecho tras Dani Alves, a Frenkie De Jong alternando jugadas aseadas con pérdidas preocupantes, y a Pedri, Coutinho y Marco Asensio apareciendo menos... Los locales tuvieron más control en este tiempo pero sin terminar de dar ese paso al frente para adelantarse, mientras el Real Madrid parecía encontrar su nivel competitivo al fin. Una primera parte con lucha en el centro del campo pero con muchas ocasiones en las áreas. Un acto que dignificaba la altura del encuentro y que dejaba más emoción para el final.

Un penalti que dará que hablar

La segunda parte comenzó con claro dominio del FC Barcelona, que acumulaba las mejores jugadas de ataque. Thibaut Courtois volvió a aparecer y también Philippe Coutinho tuvo un claro cabezazo que se fue fuera. Los de Ronald Koeman asfixiaban al Real Madrid con una buena presión alta, y apenas pisaban el área de Neto. De hecho en el 60', en una de sus primeras incursiones con una falta lateral, vino la jugada polémica. El árbitro, a instancias del VAR, revisaba un agarrón de Clément Lenglet sobre Sergio Ramos, que el capitán madridista transformaba.

El central seguía con su infalibilidad desde los once metros, mientras la jugada tendrá recorrido en los próximos días porque, pese a ser un agarrón claro, no suelen abundar ese tipo de decisiones. Los catalanes se volcaron en ataque mientras los blancos buscaban alguna contra para sentenciar, si bien Ronald Koeman tardaba sorprendentemente en hacer cambios cuando el partido encaraba su recta final.

Los cambios tampoco mejoraron excesivamente al cuadro culé y Neto resultó providencial para mantener a los catalanes en el partido con dos paradas antológicas. Pero falló al final, en una acción en la que Luka Modric aprovechó su error, ya con los catalanes volcados, para mostrar su clase y anotar el tercero de la sentencia. Una victoria balsámica para el Real Madrid tras una mala semana, que dará aire a Zinedine Zidane. Y una derrota para el FC Barcelona que, pese a exhibir un buen juego y completar buen partido, demuestra que el proyecto tiene mucho por mejorar aún.

Más información

Comentarios