Uno de los fichajes que parecía casi confirmado era el de André Silva, que había estado cedido en el Sevilla FC la pasada campaña, por el AS Mónaco. El AC Milan iba a percibir alrededor de 30 M€ por el ariete portugués, quien cuajó un gran inicio de temporada cuando aterrizó en Nervión. No obstante, su luz se fue apagando hasta colmar la paciencia de la afición hispalense.

El problema en las negociaciones entre Milan y Mónaco radica en que el luso no ha superado el reconocimiento médico con los monegascos, todo ello, según apunta La Gazzetta dello Sport, por un contratiempo en el tendón isquiotibial. Por tanto, este conflicto podría complicar el aterrizaje de Ángel Correa en la Serie A, ya que el cuadro rossoneri contaba con el importe económico de dicha operación para poder acometer el traspaso del rosarino del Atlético de Madrid.