La dirección deportiva del RCD Espanyol tiene varias tareas de cara a este verano, sobre todo con la intención de reforzar el plantel para competir por el sueño europeo, que va a ser una auténtica realidad. Uno de los objetivos prioritarios será consolidar la portería, donde Diego López, que acaba contrato en junio del año 2020, seguirá siendo imprescindible en las filas del cuadro perico.

No obstante, la más que probable salida de Roberto Jiménez obliga al Espanyol a encontrar un recambio de garantías bajo palos. Una opción recomendable sería incorporar a un cancerbero joven, con proyección de futuro, ya que Diego López está cerca de cumplir 38 años. Tommy N’Kono, entrenador de porteros del club catalán, seguro que puede recomendar varios candidatos para la meta blanquiazul.