El Real Madrid ha vuelto a reencontrarse con la senda de la victoria a base de un juego de asociación que en buena parte está elaborando el compromiso de los jugadores. Son muchos los nombres propios que están logrando animar a la afición del Santiago Bernabéu. Sin embargo, no todo parece estar saliendo como pretendían ciertos jugadores. Uno de los nombres que no está brillando en base a su rol, es Luka Jovic (21 años). El delantero serbio no parece terminar de despertar la suerte de cara a la portería, puesto que ocasiones ha tenido.

Ha sufrido dos lesiones desde que ha aterrizado en Chamartín. La última no le ha permitido viajar con su selección, por lo que ha tenido que recuperarse en Valdebebas a la espera de unos compañeros que poco a poco han ido reuniéndose con él. Ahora se abre una nueva oportunidad para el ariete blanco: la de conseguir ensanchar su cifra de goles con la elástica madridista. Hasta el momento solo ha visto puerta en una ocasión, ante el Leganés, jugando el conjunto pepinero como visitante. Un gol en 12 partidos de Liga.

Como se ha mencionado anteriormente, ocasiones no le han faltado. Muchas veces se ha quedado solo en un mano a mano con el guardameta rival. La racha es tan negativa que, o bien la paraba o bien anotaba en fuera de juego. No son tiempos favorables para el delantero de cara a puerta. Resulta curioso. Con el Eintracht Frankfurt se dio a conocer por las facilidades a la hora de anotar y en el Real Madrid se le antoja complicado por ahora. 36 goles y 9 asistencias llevaron su firma durante las dos temporada que jugó en Alemania (marcaba un gol cada 48 segundos). Ahora Luka Jovic empezará de cero. Todo un nuevo desafío.