El Real Madrid asume el destino de Gareth Bale

La directiva del Real Madrid ya se ha hecho a la idea de que Gareth Bale permanecerá en el equipo durante, al menos, un curso más. Los dirigentes confían en que el jugador aproveche lo que resta de curso para empezar a recuperar el crédito perdido.

El Real Madrid quiere dar salida a Gareth Bale.
El Real Madrid quiere dar salida a Gareth Bale. ©Maxppp

El futuro de Gareth Bale sigue pasando por el Real Madrid. El jugador lo tenía ya bastante claro desde hace meses y ahora es el club blanco el que ha empezado a asumir que, pese a su deseo de buscarle una salida, es muy probable -por no decir que seguro- que el galés continúe vinculado al equipo merengue durante, al menos, un curso más.

Sigue después de este anuncio

Los dirigentes madridistas han aceptado el destino del atacante tras constatar que, primero, el futbolista no está por la labor de cambiar de aires y, segundo, que dada la trayectoria más bien descendente que viene dibujando el británico y el delicado escenario en el que se mueve el fútbol hoy en día no existe entidad alguna dispuesta a asumir el coste que conlleva ficharle.

La directiva espera una reacción

Por tanto, tal y como cuenta el diario Marca, lo que se espera en Concha Espina es que Bale aproveche las once jornadas de Liga que aún restan por disputarse para ir recuperando el crédito y la confianza de una afición que en varios compases de la actual temporada le ha dedicado música de viento. El de Cardiff está "obligado a hacer méritos para enfriar los ánimos de cara el verano. Porque juegue mucho o no ahora, o marque muchos o pocos goles tiene clara una cosa: no se va a mover de Madrid", asegura el diario.

Por cierto, en estas últimas horas, el atacante ha aludido a los pitos recibidos este curso y lo ha hecho en un tono que seguramente no ayudará a mejorar su relación con la parroquia merengue. "Los pitos te hacen sentir peor, pierdes tu confianza. Cuando fallas una ocasión de gol y te silban, la portería se te hace más pequeña. He tenido a 80.000 personas silbándome en el Bernabéu y te preguntas: ¿Cómo? No es algo bueno. La primera vez me pregunté: ¿Qué es esto? Deberían tratar de ayudarte para hacerlo mejor y que así ellos estuvieran felices, pero es lo contrario. Te pitan y te sientes peor, pierdes tu confianza y juegas peor, y entonces la afición se enfada aún más", indicó durante la grabación de un podcast de golf con Erik Anders Lang.

Portada Marca

Más información

Comentarios