El Bayern Múnich conquista la Liga de Campeones

Una solitaria diana de Kingsley Coman, criado en la cantera del PSG, ha sido suficiente para noquear a los parisinos en la gran final de Lisboa. El club bávaro consigue la sexta 'orejona' de su historia y su segundo triplete.

Kingsley Coman le ha dado la Champions al Bayern Múnich
Kingsley Coman le ha dado la Champions al Bayern Múnich ©Maxppp

La gran final de la Liga de Campeones se disputaba este domingo 23 de agosto en Lisboa, escenario que trae grandes recuerdos a un Ángel Di María (ex del Real Madrid) que lideró al PSG en semifinales contra el RB Leipzig. Por su parte, Serge Gnabry se convirtió en el líder del Bayern Múnich a la hora de sacudirse de encima la presión del Olympique de Lyon para acceder a la batalla por el título. A priori, un exquisito menú para los amantes del deporte rey el envite entre parisinos y bávaros.

Sigue después de este anuncio

El PSG arrancaría la contienda más enchufado que su adversario, tratando de aprovechar los espacios que encontraba con diferentes contragolpes. Una situación que le era familiar al dominador de la Bundesliga, dado que ya se vio sobrepasado por el Olympique de Lyon en los compases iniciales de las semifinales en la capital de Portugal.

Hans-Dieter Flick, técnico del Bayern, contendría ligeramente la respiración por el encontronazo sufrido por Alphonso Davies en un choque con Thilo Kehrer. Sin embargo, el 'correcaminos' del cuadro germano se recuperaría sin excesivas complicaciones. Juan Bernat percutiría por el costado zurdo, aunque Leon Goretzka repelería el lanzamiento de Kylian Mbappé.

Buen arranque del PSG

Instantes más tarde, Mbappé volvería a poner a prueba a la zaga del Bayern, que estaría muy atenta a pesar del exquisito envío filtrado por Leandro Paredes. La oportunidad más clara hasta ese preciso instante llegaría por medio de un contragolpe, pero Manuel Neuer le ganaría la partida a Neymar en un mano a mano con el viejo conocido del FC Barcelona.

La réplica correría a cargo de Robert Lewandowski, que no renunciaba a la posibilidad de alcanzar el histórico registro goleador de Cristiano Ronaldo (Juventus de Turín) con el Real Madrid. El que fuera ariete del Borussia Dortmund llevaría a cabo un movimiento excelente, aunque su golpeo se estrellaría directamente con la madera de la meta custodiada por Keylor Navas.

El principal contratiempo para Hansi Flick llegaría con la lesión de Jérôme Boateng, cuya plaza sobre el tapete verde sería cubierta por Niklas Süle. Ander Herrera, que estaba brillando con luz propia a lo largo del acto inaugural, probaría fortuna con un chut de larga distancia. Por su parte, Lewandowski obligaría a intervenir a un Keylor que se coronó hasta en tres ocasiones de forma consecutiva con el Real Madrid en la 'orejona' (2016-2018).

Neymar seguía siendo un auténtico filón por todo el terreno de juego, sorteando a los diferentes contrincantes que le salían a su paso. Igualmente, Mbappé estaría desafortunado de cara a portería, todo ello tras un fallo garrafal del Bayern en la salida del cuero desde la retaguardia. Keylor no dudaría en un envío desde la banda derecha de Serge Gnabry, al tiempo que Kingsley Coman reclamaría una posible pena máxima de Kehrer (no decretaría nada punible el trencilla).

La ley del ex

Tras la reanudación, el Bayern Múnich no tendría contemplaciones llegado el momento de frenar las acciones en transición y en velocidad de los parisinos, lo que propiciaría más de una trifulca en el terreno de juego. Y los germanos decantarían la balanza de manera favorable hacia sus intereses justo antes de alcanzar la hora de partido, dado que Coman, criado en las categorías inferiores del PSG, se beneficiaría de un centro maravilloso de Joshua Kimmich para anotar el 0 – 1.

Sin duda, el gol supuso un auténtico jarro de agua fría para los galos, al tiempo que la entidad del Allianz Arena se vería impulsada para tratar de ampliar su renta en el electrónico. Presnel Kimpembe estaría imperial para echar el cerrojo con Navas casi superado, al tiempo que Coman pudo convertir el doblete en su cuenta particular, una jugada cortada por Thiago Silva.

Di María intentaría conectar con Mbappé, pero el cuero fue a parar mansamente a las manos de Neuer. El Bayern movería ficha con la entrada de Ivan Perisic y Philippe Coutinho por Serge Gnabry y Kingsley Coman. Asimismo, Thomas Tuchel, entrenador del PSG, se decantaría por Layvin Kurzawa y Eric Maxim Choupo-Moting en detrimento de Juan Bernat y Ángel Di María.

Mbappé se plantaría en solitario ante Neuer, que volvería a ser un muro para desesperar a la joven estrella de los franceses. Además, se encontraba en posición antirreglamentaria. De hecho, el PSG dispondría de una oportunidad aún más manifiesta de gol en las postrimerías del envite, una acción que arrancaría Mbappé, quien habilitaría a Neymar, pero el centro-chut del carioca no podría ser ejecutado por Choupo-Moting. De esta manera, el Bayern conquistaría la sexta Champions de su historia, igualando al Barça con dos tripletes (2013 y 2020) en su trayectoria deportiva.

Más información

Comentarios