«Es él (Mbappé) quién decidirá sobre su futuro. De momento es del PSG. Veremos en un futuro. Siempre lo dijo, que su sueño era jugar algún día en el Real Madrid». Estas palabras de Zinedine Zidane, emitidas el pasado lunes en rueda de prensa, no han sentado nada bien en el seno del París Saint-Germain.

De hecho, ayer mismo, tras el choque entre su equipo y el Brujas, el director deportivo de la entidad gala, Leonardo, envió un duro mensaje al preparador del Real Madrid. «Molesta. No es el momento de hablar de sueños y todo eso. Que pare. Mbappé es muy importante para nosotros y no es momento de desestabilizarlo», aseveró.